FRANQUICIAS: ¿RIESGO U OPORTUNIDAD?

franq

Uno de los principales operadores en el segmento de locales y parques comerciales son los negocios de franquicias. Dichos negocios forman parte de una red corporativa basada en la empresa franquiciadora o master franquicia de la que comparten una marca, un know-how, una imagen comparativa y la misma variedad de productos y precios. La diferencia con una cadena radica en que la propiedad de cada establecimiento pertenece a un tercero (con o sin vinculación a la empresa franquiciadora) en lugar de a la empresa matriz.

En estos momentos en los que hay poco movimiento comercial, en cuanto a aperturas y a operadores en expansión, la figura de la franquicia es clave ya que permite que las marcas crezcan de forma muy rápida (los particulares financian la apertura de nuevas tiendas). Sus formatos de tienda tienen flexibilidad para adaptarse al local y promueven a activar el mercado de locales en zonas donde no hay mucha demanda.

¿Que implica tener un franquiciado como arrendatario?:

  • Tener la seguridad de que pertenece a un grupo consolidado con una rentabilidad y ventas contrastables.
  • Tener la seguridad que al pertenecer a un grupo consolidado se han realizado los análisis de implantación adecuados.
  • Se puede predecir con mayor facilidad el éxito o fracaso del negocio mediante el análisis de las franquicias ya existentes.
  • Menor riesgo a que el local quede vacío, ya que el negocio es traspasable a distintos franquiciados de la misma franquicia en las mismas condiciones pactadas
    en el contrato.
  • Se realiza una inversión en obras de mejora de adaptación del local e instalaciones por parte de quien va a dirigir el negocio, lo que implica un aumento del valor
    en sí misma, así como una garantía de implicación total en el proyecto.
  • Una mayor visibilidad del local, ya que las franquicias suelen contar con una marca potente con efecto llamada.
  • El no estar firmado el contrato de arrendamiento con un grupo internacional sino por una S.L. o persona física las garantías de solvencia son inferiores a la de
    una gran cadena.

Por tanto, tener un franquiciado como arrendatario presenta los pros y los contras de un negocio particular y de una gran cadena. La clave es saber validar que son más los pros que los contras. Sí bien no se pueden ofrecer tantas garantías de pago como las multinacionales, la seguridad de operar bajo una gran marca ofrece mayor seguridad que la tener un inquilino particular.

Contar con un franquiciado como arrendatario puede ser muy beneficioso para el propietario, siempre que se haya hecho un buen estudio de la franquicia (ventas estimadas, tasas de esfuerzo, ubicaciones, etcétera) y del inquilino en sí mismo. Por ello es fundamental contar con un asesoramiento especializado, tanto en inmobiliario como en retail (entendido como comercio), para analizar cuidadosamente la viabilidad de la franquicia en dicho local y los distintos escenarios que se puedan dar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.