Locales emblemáticos de Barcelona. Propiedad pública.

Locales emb2

En referencia a la suspensión de licencias de obras y actividades, recientemente aprobado por el Ajuntament de Barcelona, y que afecta a una lista de unos 400 locales singulares o históricos, se presenta el conflicto clásico entre lo público y lo privado. En este segundo artículo realizamos la reflexión desde la perspectiva pública.

Entendemos que el principal interés del Ajuntament, con la suspensión de licencias de obras y actividades, es ganar tiempo para reflexionar acerca de la solución definitiva en la defensa de un modelo de ciudad. Respetar el atractivo cultural que provocan estos comercios nos parece atractivo a todos. En un primer acercamiento al tema la impresión es preservar este activo, ahora bien cabe contrastar si estos comercios desde una perspectiva de competencia de mercado deben recibir subvenciones de cualquier tipo, y especialmente las que afectan al valor de la propiedad privada y por tanto van a cargo del particular. No es productivo, muy al contrario es contraproducente. A fin de cuentas provoca una competencia desleal que acaba produciendo un deterioro en el servicio prestado a la ciudadanía, además de los agravios comparativos con otros sectores de actividad, y por supuesto con otras propiedades.

Ante casos de este tipo en el que existe un interés público por preservar un valor cultural, existen múltiples ejemplos de soluciones viables en nuestra historia como ciudad, y también de otras ciudades. El más parecido y representativo que se me ocurre es la experiencia sufrida con la generación posterior al auge del modernismo, y su fuerte ímpetu en destruir el legado de sus padres (especialmente en la artesanía interior de las viviendas modernistas) al entender que era un estilo anticuado. Afortunadamente, gran parte del legado arquitectónico sigue intacto, pero porque se planteó una normativa de protección urbanística que afectó al legado arquitectónico, activo que junto a otros atractivos ha permitido a Barcelona situarse entre las ciudades turísticas más visitadas del mundo.

Por tanto, desde una perspectiva pública existe una lógica en defensa de la protección de un legado histórico, que al final con el paso del tiempo, se convierte en un valor para la ciudad. Otra cuestión bien distinta es determinar qué se entiende por legado histórico, y mediante el análisis de la viabilidad económica qué solución cabe aplicar para resolver esta cuestión. La suspensión de licencias de obras y actividades para los locales singulares o históricos es temporal, y ahora hay que trabajar la solución definitiva. El Ajuntament se enfrenta a una cuestión compleja que requiere de un trabajo de análisis económico profundo con datos cuantitativos contrastados que faciliten la toma de decisión jurídica adecuada al respecto de los intereses particulares y comunes. Al final, estamos hablando de una decisión con gran transcendencia económica para los negocios afectados (por activa y por pasiva), y a los propietarios particulares afectados. Por ello cabe tomar dicha decisión tras modelar los casos particulares que nos darán la visión de definir una normativa cuya aplicación respete a la  libertad económica que exige el modelo de sociedad en el que vivimos, y a su vez preserve el valor socio cultural de nuestra ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.